19.2.18

Panna Cotta con coulis de frutos rojos SIN lactosa, SIN azúcar, SIN grasa y BUENÍSIMA!!!!!


Hoy os traigo unos tarritos para alucinar en colores de lo ricos que están y encima son tan SIN que no sé cómo narices he conseguido hacerlos! jajaja

En serio, te los puedes comer sin culpabilidad ninguna, están de muerte, sacian y encima quedan de lo más vistosos ¿No os parece?


Los que me leéis, ya sabéis lo golosa que soy pero también conocéis mi "afición" por ir restando calorías a las cosas y hacerlas más saludables. Vamos, paso de matarme en el gimnasio en balde! ;P

Así que Dietbox se ha convertido en todo un descubrimiento a la par que una ayuda para conseguir más fácilmente mis objetivos. La cajita de febrero viene de los más completa, con productos saludables y snacks riquísimos para que consigamos nuestros objetivos sin tanto sacrificio. ¿No es genial?

Os describo lo que trae,

- Salsa Natural Zero: A mi me ha llegado la de curry y mango y está genial, más aún si tenemos en cuenta que estamos usando una salsa y dando sabor sin sumar calorias. Con lo que me gusta el curry, ha sido todo un descubrimiento.
- Ganchitos de lentejas de Natursoy: No están fritos, son ecológicos, crujientes y me han sorprendido, no dirías que son de lentejas! jeje
- Macarrones Gallo Nature multicereales: con quinoa, centeno y cúrcuma. Menudo descubrimiento!
- Bebida de arroz Frias: Tiene un toque dulzón y suave que me ha encantado su sabor.
- Gourmet almond protein cookies: Me ha tocado la arándanos y son muy nutritivas, llena de ácidos grasos esenciales...
- Protes nachos: Vienen dos variedades, una de coco y otro de chili lima y tienen 15gr de proteína! Yo que siempre voy buscando fuentes de proteínas para mis entrenamientos este snack me ha vuelto loca, sobretodo el de coco.
- Corazones crujientes de muesli: Hay de chocolate o de frutos rojos y vienen dos unidosis. Mucha fibra, muy crujientes y súper sanos. Además, te los comes como pipas jajaja Riquísimos.
- Healthy liver: Complemento alimenticio orgánico a base de plantas para digerir mejor los alimentos y las bebidas. Mejora el metabolismo, ayuda a reducir la sensación de cansancio.... Vamos, hay que probarlo.

¿Qué os ha parecido? A mi me ha encantado, todo rico en nutrientes, alto en proteína, cereales de varios tipos, salsas sin calorías.... Como veis, así nos facilitan muuuucho la tarea de cuidarnos. ¡Enamorada me he quedado! :D

Así que si queréis disfrutar de todas estas maravillas con un 5% en la primera caja y en TODAS las compras que se hagan en la tienda online solo tenéis que poner UNAFIERA cuando os pregunte si tenéis algún cupón y ¡Listo! La suscripción mensual sale a 15,99e que ya os digo que está súper bien viendo y probando la cantidad de productos variados y de calidad que vienen. Yo seguiré todos los meses viendo a ver con qué me sorprenden jejeje



Vamos con nuestra panna cotta con coulis de frutos rojos,


INGREDIENTES (4 o 5 flaneras o 3 tarros como los de la foto)

*Para la panna cotta
- 400ml de bebida de arroz Frias
- 5ml de edulcorante líquido o stevia
- Unas gotitas de esencia de vainilla
- 10gr de gelatina neutra (en mi caso en polvo)

*Para el coulis de frutos rojos sin azúcar

- 500mg de frutos rojos congelados
- Zumo de 1/2 limón
- 5gr de gelatina neutra en polvo (si queréis que cuaje 10-15gr)
- Edulcorante o stevia al gusto

*Para acompañar: Corazones crujientes de muesli frutos rojos



PREPARACIÓN

*Coulis de frutos rojos sin azúcar

- Ponemos la fruta en el vaso o en una batidora potente, puede estar congelada o a temperatura ambiente.
- Le damos varios golpes a turbo o trituramos bien, vamos bajando lo que nos queda por las paredes hasta que esté hecho a trocitos. Añadimos el zumo del medio limón y programamos 8 minutos, 80º a vel. 3.

- Cuando pare (en caso de no tener thermomix lo haríamos en un cazo) dejamos bajar un poco la temperatura, probamos a ver si lo queremos más dulce (en ese caso añadimos stevia o edulcorante) batimos y volvemos a probar.

- Añadimos ahora la gelatina y programas unos 20 segundos a vel. 6. La temperatura tiene que ser caliente pero a unos 50 o 60º  para que la gelatina haga efecto. Si usamos láminas, las habremos hidratado en agua fría durante unos 5 minutos y escurriéndolas bien las añadiremos a la salsa.

*Ponemos la gelatina para espesar la salsa. Si pusiéramos azúcar ya iría espesado pero de esta manera conseguimos hacerlo sin sumarle las calorías.
* Yo lo quería dejar como un coulis, si preferís hacerle una capa de gelatina de frutos rojos solo tenéis que añadir unos 10-15gr para que quede "en bloque"

La salsa de frutos rojos aguanta varios días en la nevera una vez hecha, así que podemos ser previsores y tenerla hecha de antemano.


* Panna cotta de leche de arroz

- Los más puristas aquí se echarán las manos a la cabeza, lo sé. No es ni panna (nata) ni cotta (cocida) pero tiene el mismo color, la misma consistencia y casi la misma textura. Así que el invento funciona! jajaja

- Vertemos la leche y la calentamos 4 minutos a 90º a vel. 3.

- Le añadimos unas gotitas de vainilla y el edulcorante. Juntamos unos segundos y probamos.

- Dejamos bajar la temperatura a unos 60º y añadimos la gelatina neutra en polvo (si fuera en lámina hidratarla en agua fría unos cinco minutos, escurrir y echar) y batimos bien a vel. 4 hasta que la gelatina esté integrada.

- Ahora ya tendremos nuestros moldes listos y solo nos queda rellenarlos y meterlos en el frigorífico unas 4 o 5 horas mínimo para que cuaje.

*Si vamos a hacer el coulis como capa de gelatina en bloque nos tendremos que esperar a que la de leche esté totalmente cuajada.

* Es mejor quedarse corto de dulce e ir probando que al revés. Tenéis que tener en cuenta también el dulzor de la capa de frutos rojos.


Y ya para rematar, le colocamos unos corazoncitos que nos dan ese toque crujiente y ¡Muérete de placer!


Yo dejé el coulis como eso, como una salsa, así que iba cayendo hacia abajo a medida que metía cucharadas. ¡Un vicio!


¿No queda mono así presentado en la mesa? ;D



Un besazo y recuerda: Siempre es buen momento para quererte! ;)

13.2.18

Trufas de chocolate y... ¡Pan!


Nada mejor para celebrar algo bonito que unos bombones o unas trufas ¿No os parece?

Realmente no hace falta que sea ninguna fecha señalada, pero el simple hecho de hacer una cajita y de regalársela a alguien es un gesto estupendo y siempre bien recibido.

Estas fueron un experimento la vedad, pero de los que salen bien! jajaja Pensé: Si el chocolate con el pan está buenísimo (sigo siendo la típica que coje la tableta del chocolate y pan con aceite y voy a mordiscos...) ¿Cómo no va a estar bueno juntándolo en unas trufas?





Así que decidí usar estos picos y colines artesanales de la panadería Obando y fue una apuesta de lo más acertada. Los suelo tomar con ensaladilla rusa, con hummus.... ¿Pero en dulce? Bueno, os aseguro que no será la última vez! ¡Creedme!


¿Habéis visto qué maravilla?


Vamos con nuestras trufas de pan,


INGREDIENTES

- 40gr de nueces
- 50gr de chocolate con leche o negro
- 45gr de picos Obando
- 70gr de azúcar moreno
- 1 pizca de sal
- 25ml de sirope de arce (cambiar por ágave o miel sino se tiene)
- 15ml de Whisky (cambiar por zumo de naranja si se quiere para niños)
- Unas gotitas de esencia de vainilla
- Chocolate fondant para fundir
- Sal en escama para la cobertura

Preparamos nuestras trufas de chocolate y pan


- Ponemos los picos y los colines en el vasos bien limpio y seco y trituramos hasta hacerlo migas.

- Añadiimos ahora las nueces y el chocolate y volvemos a triturar.

- Añadimos ahora el azúcar, la sal, el sirope de arce, la vainilla y el whisky.

- Me quedó como en la primera foto, así que era difícil de compactar. Le fui poniendo sirope poco a poco hasta que se conseguía apelmazar. Dejamos reposar un rato en la nevera.

- Con una cucharilla vamos cogiendo porciones de la masa y con las manos untadas en aceite vamos haciendo porciones. Al no tener grasa el pan cuesta más de hacer las trufas pero acaban saliendo. Las dejamos unas horas o toda la noche en la nevera tapadas para que cojan bien la forma.

- Fundimos chocolate, en mi caso era de un 72% de cacao porque lo quería fuerte, las sumergemos con cuidado y las vamos colocando sin tocarlas mucho sobre un papel vegetal.

- Aún tibias, vamos poniendo unas cuantas escamas sobre cada trufa.


¡Ya las tenemos listas para disfrutar!


Una vez terminadas no las metemos en la nevera porque entonces sudarán. Así tal cual es como quedan a temperatura ambiente y la sal queda con ese aspecto dos o tres días, más no lo he podido comprobar jejeje


El sabor final al whisky es fuerte, no os voy a engañar. Sino sois muy de alcohol o no os gusta el whisky, tomaros la libertad de cambiarlo por otro licor que os guste.


El bocado crocanti en la boca es una auténtica pasada. Muy originales y os aseguro que triunfarán.


Un besazo y espero que os gusten!

8.2.18

Bocaditos tropicales ¡Fáciles y buenísimos!


El hojaldre gusta a todo el mundo. Vale, es una afirmación muy rotunda, pero después de tanto tiempo cocinando he llegado a la conclusión de que raramente a alguien no le gusta.

Si a eso le sumamos el montón de alternativas que tenemos para comerlo: salado, dulce, para envolver, como masa para tartaletas.... Es muy recomendable tener siempre en el frigorífico para echar mano de ella en cualquier momento.

En esta ocasión he preparado unas tartaletas en formato bocado, rellenas exclusivamente con la mermelada "Del Pot Petit" de piña y coco y que es artesana 100% y que está para comérsela a cucharadas (es cierto, más de una cucharada así tal cual me he comido) y un poco de coco rallado por encima para darle más color y textura a la hora de presentarlo en la mesa.


Se pueden hacer con antelación, quedan muy originales y a la hora del café son un éxito total. ¡Os lo aseguro!


Preparamos nuestros bocaditos tropicales;

INGREDIENTES

- 1 plancha de hojaldre
- Corta pastas redondo de unos 5-6cm de diámetro
- 1 bote de mermelada de piña y coco Del Pot Petit
- Coco rallado para espolvorear antes de servir.
- Los trocitos que veis en la pizarra son lascas de coco deshidratadas.


PREPARACIÓN

- Si la masa de hojaldre es refrigerada, la sacamos una media hora antes de trabajar con ella. En verano menos tiempo sino se nos hará demasiado blanda.

- Vamos calentando el horno a 180º.

- Con el cortapastas vamos haciendo círculos en el hojaldre (a veces viene bien meterlo un poco en harina cada dos o tres para que se despeguen con más facilidad).


- Una vez que ya tenemos todos los círculos, les ponemos una cucharadita en el centro como veis en la foto.


- Los horneamos unos minutos (8-12 dependiendo de vuestro horno) hasta que veamos que el hojaldre ha subido y comienza a dorarse por los bordes.


Ya solo nos queda dejarlos enfriar y estarán listos para disfrutarlos.


La mayoría conserva la forma genial.


Y por dentro.... Esas capitas son una maravilla.


Un besazo y espero que os gusten!

6.2.18

Albóndigas de ternera rellenas de queso ¡Sin lactosa!


Desde que "descubrí" esta receta la hemos preparado ya en casa tres veces. Para dar más datos: una vez por semana! jajaja

Estaba viendo un programa de cocina en la tele y nada, el cocinero estaba haciendo albóndigas con lo que hasta ahí no tenía más misterio la cosa. Lo que ya me llamó la atención enormemente fue que las echaba directamente en el tomate frito casero así, crudas! Sin rebozarlas, sin freírlas, ¡ni tan siquiera hornearlas!

Vamos, al día siguiente ya estaba en la carnicería dispuesta a probarlas en casa.


De ese programa solo (y no ha sido poco) cogí la idea de ponerlas en crudo, el resto ha sido una mezcla de mis albóndigas de siempre, junto con la idea de que llevaran queso ya que en casa somos muy queseros.

¿El resultado? A la vista está. Una receta fija en el menú semanal de mi casa.


¿Vamos con nuestras albóndigas rellenas de queso?

INGREDIENTES

- 800gr de carne picada de ternera (puede ser mixta, con cerdo)
- Sal y pimienta
- Pan rallado (unos 100gr)
- 2 huevos
- 1 cuña de queso de ojeva tierno La Antigua con pimienta rosa y sin lactosa
- Queso hecho en polvo (puede ser este mismo o usar uno que ya venga en ese formato) 50gr
- 800gr de tomate triturado (natural o 2 latas de tomate de las grandes)
- Sal, azúcar, albahaca fresca
- 1 o 2 cebolleta o 1 o 2 cebolla dulce
- Aceite de oliva


PREPARACIÓN

- Comenzaremos cortando en juliana la cebolla o la cebolleta y calentando un fondo de aceite en una sartén lo suficientemente grande como para que luego nos quepa el tomate y las albóndigas.

- Se puede usar una cebolla normal, pero el sabor de la cebolla blanca dulce o la cebolleta es más fino. En casa le ponemos dos por la cantidad de tomate que lleva pero eso ya lo dejo a vuestro gusto. Si hay gente a la que no le guste encontrarse la cebolla, triturar con la batidora una vez que haya bajado la temperatura.

-
 Si estáis en época de tomates, siempre es mejor hacerlo con tomate natural, los de pera son la mejor opción para esta salsa. En mi caso he usado dos botes de tomate entero ya pelado y lo he triturado hasta obtener un puré.


- Ahora vamos con el queso, la idea es que se note el sabor a queso y que funda un poco cuando nos comamos las albóndigas. Este de La Antigua tiene un sabor suave, algo dulce que contrasta con la pimienta rosa que te vas encontrando. Me ha parecido fantástico y además, si tenéis a algún intolerante a la lactosa en casa pues ya la sorpresa con estas albóndigas es mayor si cabe.


- Ponemos la carne picada, los huevos, una cucharadita de sal, el pan rallado, el queso rallado y un poco de pimienta y juntamos bien con la mano hasta que nos queda todo homogéneo como en la segunda foto.

*En casa nos gusta la carne magra, pero si le ponéis también cerdo os quedarán más jugosas al tener más grasa. Eso ya va a gustos.

- Aquí podéis tapar con film transparente (que el papel tape y toque la carne para que se conserve mejor) y dejarlo hasta el día siguiente en la nevera. Si lo vais a hacer el mismo día, dos o tres horas de reposo en la nevera le sientan de maravilla.

- En la tercera foto podéis ver que cojo las porciones de masa con una cuchara de postre.


Cortamos el queso en cuadraditos o rectángulos pequeños y los tenemos preparados.

- Ahora llega el formado de las albóndigas. Con las manos bien limpias, nos las untamos con un poco de aceite, les damos forma de bola, chafamos y extendemos. Ponemos un trozo de queso en el centro y con cuidado volvemos a hacer la bola asegurándonos de que queda el queso bien escondido. De no ser así se saldrá en la salsa de tomate jajaja

- Una vez pochada la cebolla, ponemos el tomate, añadimos una cucharadita de sal, dos cucharadas de azúcar y unas cuantas hojas de albahaca fresca. Cocinamos con el fuego medio-fuerte hasta que reduzca bastante La primera foto es como tiene que quedar, casi ha reducido la mitad. Quitamos las hojas de albahaca.

- Añadimos las albóndigas (en esta sartén lo bueno es que caben todas sin necesidad de apiñarlas), con cuidado y con una cuchara vamos poniendo salsa por encima para ir cubriéndolas.

- Bajamos el fuego y dejamos que se cocinen unos 15 minutos. Depende de vuestra cocina, es ver cómo va quedando la carne. Cuando ya estén se dejan ahí entibiar tapadas sino se van a comer en ese momento y luego se les da un golpe de calor.

- Congelan estupendamente. Se mantienen en la nevera un par de días en un tupper bien tapadas sin problema también.

Solo os queda haceros con una buena barra de pan, os aseguro que la necesitaréis!


Apenas llevan grasa, solo hemos usado el aceite para el sofrito del comienzo y al estar así cocinadas quedan muuuuucho más ligeras. ¡Nos han encantado!


¿Habéis visto qué relleno? En las fotos estaban recién terminadas de hacer, vamos, hasta humillo echaban jeje


Un besazo y espero que os gusten

2.2.18

Galletas de pistachos y arándanos


¡Por fin viernes! Es de esas semanas que lo propagaría a los cuatro vientos... ¡Se me ha hecho interminable! No sé a vosotros, pero depende de las circunstancias y del ritmo que lleve, hay veces que a miércoles ya tengo las pilas (qué viejuno queda jejeje) agotadas.

Pues de esas semanas llevo ya unas cuantas seguidas, y dando gracias que mi trabajo me encanta que sino no quiero ni pensar cómo llegaría al fin de semana!

Todo esto para contaros que os dejo unas galletas de escándalo, que os harán olvidar todos los quehaceres cotidianos a cada bocado.


Vamos con las galletas de pistachos y arándanos,


INGREDIENTES

- 200gr de mantequilla a temperatura ambiente (sacar de la nevera un par de horas antes)
- 140gr de azúcar moreno
- 1 cucharada de miel (podéis poner algo más de azúcar si no queréis ponerla)
- 230gr de harina común
- 1 pizca de sal
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 75gr de pistachos pelados (estos eran crudos, sin salar)
- 75gr de arándanos secos
- 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
- 1 huevo
- 75gr de chocolate blanco a trocitos o en gotas (yo esta vez no le puse)


PREPARACIÓN

- Ponemos la mantequilla, el azúcar y la miel en la thermo y programamos 3 minutos, 37º a vel. 2 o 3. Con esto conseguiremos que quede todo con textura de pomada.


- Aquí, según la receta no irían los arándanos, pistachos y el chocolate blanco en caso de ponerle, sino que irían en último lugar, pero yo me equivoqué una vez (sí, fue por error jeje) y me gusta más así, quedan más metidos en la masa a mi parecer. Total, que lo ponemos y le damos unas vueltas a vel. 2 con el giro a la izda sino queremos que se piquen o sin giro si queremos que se hagan más tropezones.


- Ponemos el huevo y el extracto, movemos unos segundos de nuevo hasta integrarlo bien.


 - Ahora ponemos la harina (mejor si la tamizamos antes), la sal y el bicarbonato y juntamos a vel. espiga durante 30 segundos más o menos. Bajamos lo de las paredes y unos segundos más.


- Nos quedará una masa súper pastosa.


- Untamos un bowl con aceite de girasol o mantequilla y vertemos la masa. Cubrimos con film transparente y dejamos en la nevera unas dos horas hasta que coja cuerpo.


- Con el horno ya precalentado a 180º, vamos cogiendo porciones de masa (yo me ayudo con una cuchara de postre) y con las manos untadas de aceite vamos haciéndolas rodar hasta formar pelotitas.

- Las vamos dejando sobre la bandeja de horno forrada con papel vegetal.


- Con la palma de la mano untada de aceite, las chafamos un poco.


- Horneamos durante unos 8-10 minutos en la altura media del horno con calor arriba y abajo. Yo me guío en los bordes de las galletas, cuando están doraditos y la galleta ya tiene un poco de color suelen estar hechas.

- Las dejamos entibiar ahí, así son muy frágiles y se nos romperán con facilidad. Una vez frías o tibias ya se hacen más duras y resistentes.


Dejamos las galletas reposar en una rejilla y ya están listas para guardarlas en una caja hermética o para comérnoslas jejeje


Si le queréis añadir los chips de chocolate blanco os aseguro que quedan fantásticas y de lo más golosas. Es más, hasta la textura cambia un poco. Esta vez no le quise poner por hacerlas más "sanas" dentro de lo que pueda serlo una galleta claro está.


¿Veis cómo quedan por dentro? Realmente ricas.


Un besazo y disfrutad del finde! ;D
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... TestaBox